1. Durante la semana, reflexiona cada día sobre los posibles odios o resentimientos hacia personas, lugares o momentos, que han sido ocasionados por tu pérdida y decide sanarlos independientemente de que el sentimiento adverso persista.