2. Utiliza un momento, un lugar específico, para visualizar la razón de tu resentimiento y hacer efectiva tu decisión de sanar mediante una reflexión, una meditación, un ritual o una oración, si eres creyente.